El Papa rezó por los 24 médicos y unos 50 sacerdotes muertos por el coronavirus

Servicios
Redes Sociales
25/03/2020 | 06:26

"En estos días algunos médicos, sacerdotes, no sé si algunas enfermeras, se contagiaron, se llevaron el mal porque estaban sirviendo a los enfermos. Rezamos por ellos, por sus familias, y agradezco a Dios el ejemplo de heroicidad que nos dan en el sanar a los enfermos”, dijo el papa Francisco esta mañana, al ofrecer la misa matutina de hoy en la capilla de la Casa Santa Marta por el eterno descanso de todos ellos.

“En estos días algunos médicos, sacerdotes, no sé si algunas enfermeras, se contagiaron, se llevaron el mal porque estaban sirviendo a los enfermos. Rezamos por ellos, por sus familias, y agradezco a Dios el ejemplo de heroicidad que nos dan en el sanar a los enfermos”, dijo el papa Francisco esta mañana, al ofrecer la misa matutina de hoy en la capilla de la Casa Santa Marta por el eterno descanso de todos ellos.

Hasta la fecha, 24 médicos han muerto en su trabajo junto con los afectados por el Covid-19. Casi cinco mil trabajadores de la salud están contagiados, y unos 50 sacerdotes murieron como resultado de esta epidemia.


Sacerdotes “que dieron la vida por sus ovejas”
El pueblo de Casnigo (Bérgamo) llora a Don Giuseppe Berardelli, sacerdote de 72 años de la parroquia de San Giovanni Battista desde 2006. Murió la noche entre el 15 y el 16 de marzo en el hospital de Lovere, donde fue hospitalizado a causa del coronavirus y según relataron los médicos que lo atendieron al periódico Araberara, el padre Giuseppe entregó el respirador que necesitaba -y que la comunidad parroquial había comprado para él- a otra persona más joven que lo necesitada.

Este caso -conmovedor y admirable- es uno de los -hasta hoy- 50 sacerdotes que fallecieron en Italia a causa del coronavirus, por no abandonar a sus fieles, según el periódico Avvenire de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI).

Con 20 sacerdotes muertos hasta el momento, Bérgamo no es solo una ciudad sino también una diócesis martirizada por la epidemia. Parma también sigue llorando a sus sacerdotes desgarrados por el virus, que han llegado a 6. Las noticias de otros sacerdotes que desaparecieron luego llegan de Milán, Cremona y el primer sacerdote del sur, de Vallo de la Lucania, provincia de Salerno, son algunos de los casos.

A ellos se agregan religiosos, monjas, diáconos, personal de las curias diocesanas, gerentes de oficina y colaboradores. Los sacerdotes se enferman y mueren como los demás, junto con los demás, tal vez incluso más que los demás.

“Los sacerdotes italianos siempre han estado en medio de personas, en una misión, especialmente debido a la naturaleza popular de nuestro clero. Es inevitable encontrarlos también en la lista de víctimas cosechadas por esta aterradora epidemia. En algunas diócesis con números impresionantes”, precisa el Avvenire.

Los sacerdotes que sirvieron a sus comunidades durante toda la vida ahora están enterrados sin un funeral, como otras víctimas del coronavirus, agrega el periódico de la CEI.

Monseñor Francesco Beschi, obispo de Bérgamo, recibió una llamada telefónica del Papa, en la que según contó el propio obispo a sus fieles “el Santo Padre fue muy cariñoso, me mostró su cercanía paterna conmigo, con los sacerdotes, con los enfermos, con quienes los cuidan y con toda nuestra comunidad. Quería pedir detalles sobre la situación que vive Bérgamo, de la que estaba muy informado y muy impresionado por el sufrimiento de los muchos fallecidos y el desapego que las familias se ven obligadas a vivir de una manera tan dolorosa. Me pidió que llevara a todos y a cada uno su bendición reconfortante y portadora de gracia, luz y fuerza“.

La misma sensibilidad del pontífice se había demostrado para la diócesis de Lodi, llamando al obispo Maurizio Malvestiti en los últimos días y también al obispo de Cremona, diócesis severamente probada por la epidemia.

Francisco -informa la diócesis de Lombardía- “con la intención de asegurarse de las condiciones de salud de nuestro obispo” Antonio Napolioni, hospitalizado durante varios días debido a los síntomas de la infección y luego dado de alta, con quien “intercambió bromas cordiales sobre las consecuencias de ser 'pastores con olor a ovejas', llamado en Cristo a compartir de manera real y plena las alegrías y los sufrimientos del pueblo de Dios.

El obispo, tras agradecer al Señor por el gran apoyo recibido en la proximidad de tantos obispos y fieles, presentó al Papa el drama de la situación y, sobre todo, fue testigo del impulso conmovedor del servicio establecido por médicos, enfermeras, voluntarios y muchas otras categorías de la comunidad que no se rinden. En particular monseñor Napolioni informó al Santo Padre del compromiso de muchos jóvenes en primera línea, con delicadeza y generosidad, junto con los enfermos, como un signo de gran consuelo y esperanza.

Milán en tres días, entre el 17 y el 19 de marzo, perdió tres sacerdotes. Dos de ellos vinculados al movimiento Comunión y Liberación. Ambos eran figuras queridas, uno, el padre Marco Barbetta, 82 años, capellán del Politécnico, director espiritual de innumerables jóvenes y el padre Luigi Giussani, 70 años, vicario de la popular parroquia milanesa de San Protaso, homónimo del fundador de Comunión y Liberación y un referente del movimiento en la ciudad y asistente espiritual de los estudiantes de la Universidad Estatal, teólogo e intelectual.

El día de San José llegó la noticia de la muerte del padre Ezio Bisiello, de 64 años, un personaje muy querido en Brianza que había sido párroco de Ronco Briantino durante mucho tiempo, después de haber llevado a cabo su ministerio en el área de Varese, entre Somma Lombardo y Gallarate. El cuarto sacerdote perdido por la diócesis ambrosiana es el padre Meazza.

La diócesis de Parma rindió tributo con 6 sacerdotes muertos: los padres Giorgio Bocchi y Pietro Montali (ambos de 89 años), Andrea Avanzini, el más joven que murió hasta ahora con sus 55 años, probablemente infectado por la madre anciana, y Franco Minardi, de 94 años, quien fue segundo director de la Caritas diocesana. El padre Aún Fanfoni, 82 años, murió el 17 de marzo, dos días después, Giuseppe Fadani, de 83 años, murió en la parroquia de Carignano, a las puertas de Parma.

La diócesis de Reggio Emilia-Guastalla fue privada del padre Guido Mortari, de 83 años, durante medio siglo al timón de la parroquia de la ciudad, San Agustín.

Una figura conocida en su diócesis por su compromiso junto a los más marginados fue Don Giorgio Bosini, de 79 años, de la diócesis de Piacenza-Bobbio, fundador de la asociación sin fines de lucro La Ricerca. Los sacerdotes mellizos Mario y Giovanni Boselli, de 87 años, increíblemente muertos con días de diferencia, posiblemente contagiados del padre Giovanni Cordani, 83, párroco de Rivergaro. A estos se agregan Paolo Camminati y Giuseppe Castelli.

A estas muertes se suman las decenas de sacerdotes que están contagiados del Covid-19, algunos en estado grave, según indica el Avvenire.

Si bien la pandemia castigó más duramente al norte de Italia, la diócesis de Salerno-Campagna-Acerno contó con el primer sacerdote del sur que murió por el contagio. Es el párroco de Caggiano padre Alessandro Brignone, de apenas 45 años, falleció en el hospital Polla.

Entre los religiosos y las religiosas, todavía no se hizo un recuento total de las víctimas, pero por ahora se sabe de la muerte del padre Remo Rota, un misionero del Santísimo Sacramento, de 77 años, originario del valle de Imagna pero que vivía en Lecco por adopción. Durante 38 años misionero en el Congo, simplemente le gustaba decir de sí mismo: “Hice todo, espero haber sido un buen sacerdote, con mis defectos”.

Luto también entre los javerianos de Parma: el coronavirus se llevó al padre Nicola Masi, políglota y trotamundos, durante mucho tiempo en Belem, en el Amazonas, donde compartió la vida de los más pobres. Monje cisterciense de la abadía de Chiaravalle della Colomba, en el territorio de la diócesis de Piacenza, fue el padre Kidane Berhane, eritreo, víctima de la pandemia.

Dos muertes también para los pasionistas: el padre Edmondo Zagano, de Cremona, de casi 93 años. Pasó varios años como misionero desde 1956 hasta 2006 en Kenia. Se graduó en derecho canónico para enseñar en tierras africanas, donde se formaron sacerdotes pasionistas. El otro pasionista que murió del virus es el padre Gerardo Bottarelli, en la víspera de los 86 años, originario de la llanura de Bérgamo. También estuvo en la misión en Kenia, de 1974 a 2016. A pesar de haber perdido la vista y el oído, le encantaba el contacto con la gente y se esforzó por recaudar ayuda con la que continuó ayudando a África.

Quizás el duelo más ilustre entre los religiosos hasta el momento es el del padre josefino Tarcisio Stramare, de 91 años, un erudito de San José, quien el día antes de su muerte le había dado una espléndida entrevista a Avvenire sobre la figura del santo en la víspera del Rosario proclamado por el CEI para la tarde del 19 de marzo.

Todos los sacerdotes son conocidos por su comunidad, por los que los han frecuentado y amado, por los que han disfrutado de su cuidado pastoral. Pero algunas cifras se destacan por los cargos que ocuparon. Es el caso del padre Paolo Camminati, de la diócesis de Piacenza-Bobbio, de 53 años, responsable durante mucho tiempo del ministerio juvenil, protagonista de alguna JMJ, ex colaborador de Avvenire, ahora asistente espiritual de la Acción Católica diocesana.

La misma diócesis tuvo que resignarse el día anterior por la muerte del padre Giuseppe Castelli, de 85 años, pionero de las misiones diocesanas en Brasil. Se fue a Paragominas en 1964, donde permaneció 11 años. Después de un período como párroco en Piacenza, regresó a la misión a fines de los noventa y finalmente regresó a su tierra natal.

De Trento llega la noticia de la muerte de un sacerdote anciano pero aún dinámico como Luigi Trottner, 86 años, párroco de Campitello en Val di Fassa. Y en la cercana diócesis de Bolzano-Bressanone murió el padre Salvatore Tonini, 84 años, de origen trentino, colaborador pastoral en Bolzano del Movimiento de los Focolares.

Los obispos tampoco se salvan. El obispo emérito de Fabriano, monseñor Giancarlo Vecerrica, que había entrado en contacto como otros sacerdotes de la diócesis, dio positivo al coronavirus, está en cuarentena voluntaria. El aislamiento es una precaución, el prelado, el promotor histórico de la peregrinación Macerata-Loreto, goza de buena salud.

El obispo de Pinerolo, monseñor Derio Olivero, hospitalizado desde el jueves 19 de marzo, dio positivo al Covid-19 y está ayudado a respirar en condiciones estables, aunque su estado es preocupante. Desde su cama en confinamiento solitario solo pronunció unas pocas palabras: "Lucho. Reza por mí". La diócesis también está preocupada por la salud del obispo emérito Pier Giorgio Debernardi, un misionero en Burkina Faso, que contrajo el virus del dengue.




“Dolor en dolor”. El mensaje del obispo de Parma
“Es doloroso ver que incluso los sacerdotes se enferman, a veces por celo pastoral, van más allá de la puerta de donde, comprensiblemente, nadie puede entrar. Luego, alternando esperanzas y recaídas, nos dejan, expresó el obispo de Parma Enrico Solmi en un mensaje a su diócesis.
“Cinco sacerdotes de la diócesis han muerto desde el comienzo de esta epidemia -escribe el obispo-. Ellos también han compartido y vivido este víacrucis y obispo sigue aprendiendo sobre su muerte, como un golpe que hace doblar las rodillas, el dolor que me invade a mí y al presbiterio, a las comunidades. El sufragio tiene lugar en la oración, en la celebración eucarística y también se plantean preguntas pastorales sobre las secuelas”, expresó el prelado.

“Estamos viviendo este dolor compartiéndolo con el de nuestras comunidades junto con la cantidad de personas infectadas, enfermas y una gran cantidad de muertes. No estamos separados de nuestra comunidad incluso en el paso de la muerte”, dijo por su parte el obispo de Bérgamo, monseñor Francesco Beschi en una entrevista con la radio católica InBu Radio.

“También debo decir -agregó- que esta semana 20 sacerdotes en pocos días han mejorado considerablemente y otros ya han abandonado el hospital, esta es una señal que nos consuela mucho”.

“En los últimos 15 días, he visto una creciente generosidad de todos. Hoy estamos en nuestros hogares y veo vínculos de proximidad muy significativos. Dentro de este horizonte, la generosidad de los sacerdotes surgió con el sufrimiento inicial de no poder celebrar la Misa con los fieles. Incluso hoy, con todas las debidas precauciones, estamos cerca de las personas conscientes de que, por un lado, llevamos a Jesús y, por otro, podríamos convertirnos en portadores del virus. La relación a través de los medios y las redes sociales está creciendo mucho, ahora es la única forma que nos permite estar cerca de todos”. +
Fuente: AICA

Volver arriba
Programa en el aire
12:00 a 24:00

LATINOS Y NACIONALES

La música que querés escuchar

 
  • Maiz
  • Soja
  • Girasol
  • Trigo
Mercado Actual Anterior Var%
Rosario
Mercado Actual Anterior Var%
Rosario 2655
Mercado Actual Anterior Var%
Rosario 1725
Mercado Actual Anterior Var%
Rosario

Sorteo del dia: 08/08/2020

  • La primera
  • Matutina
  • Vespertina
  • Nocturna
  • 6357
  • 0006
  • -
  • 9695
  • -
  • -
  • -
  • -
  • 8057
  • 5276
  • -
  • 6921

RADIO CORDIAL99.7 Mhz · 9 de Julio 1311 · CP 3722 · Tel: 03731 - 460986 / 460989 · Cel: 3731 - 433624 · Las Breñas - Chaco - Argentina
Copyright © 2010 . Radio Cordial. - Resolución: 1024x768 pixeles.